lunes, 28 de diciembre de 2009

El año que vivimos en peligro

Victoria caminaba despacio hacia el altar, con su papá del brazo. Bellísima, sonriente, con sus ojos verdes encandilándome en cada paso. Su sonrisa de ángel, feliz.

La mayoría de las historias de amor son tan simples de contar que uno puede calificar cada momento de rutinario. Dos personas se quieren, punto. No hay mucho más. Pero hay que vivirlas... nadie puede morirse sin haber vivido una verdadera historia de amor. La vivencia de querer es tan frágil que cualquier cosa la puede romper. Y nuestro cuarto año de noviazgo comenzó con un cimbronazo, un temblor seguido de pequeñas secuelas que fueron removiendo los cimientos... No fue fácil. No, no lo fue.

Jorgelina Pecas regreso a pasar la navidad con sus padres y para quedarse en Buenos Aires. El restó había quedado en manos de un primo lejano (ni idea). No lo voy a negar, había recibido llamados de Pecas en fechas claves (cumpleaños, navidad, día del arquero) durante los últimos 3 años. En algún llamado de tantos le dije que estaba de novio. Eso fue todo, ella siguió llamando. No hay muchos más que decir. Me hago cargo del silencio, de las llamadas clandestinas y de haber blanqueado la historia de pecas con Victoria en el último instante posible. Fue cuando nos cruzamos los tres en el hall de mi edificio. Victoria supo al instante que algo pasaba. Le dije la verdad. Que Jorgelina Pecas era “antes”, eso fue todo lo que necesito Victoria. Pero hay una realidad, Jorgelina Pecas no vino a recuperar nada. Esas cosas solamente pasan en las películas. Sin embargo, su regreso me hizo replantear un montón de cosas. Pecas era demasiado inteligente como para intentar nada, sabiendo que ya íbamos por nuestro cuarto año de novios con Victoria.

Los primeros seis meses del 2008 fueron casi caóticos. La adicción al trabajo tuvo su momento de gloria con un proyecto al que no pude negarme, un proyecto por el que había luchado durante mucho tiempo. Era “el sueño”, como lo llamábamos con Gabriel. Era un trabajo progresivo durante casi todo el año, con todo lo que eso implicaba para mí: no dejar ninguno de mis otros laburos satélites (editorial, eventos, correcciones, etc). Era no tener más vida, no ver a Victoria más que una vez por semana, llegar a mi casa sufriendo de soledad. Victoria fue compresiva, sabía lo que me estaba jugando. No dijo nada. Mi relación con Victoria sufrió cada decisión que yo tomaba. A pesar de esto, peleamos mucho. Peleas que eran -en realidad- pedidos de auxilio. No los escuchamos. La compresión, por supuesto, tiene sus límites. Llegamos a pasar 4 días sin hablar, eso era muchísimo. Había algo que estaba mal, que se estaba rompiendo.

El 19 de diciembre del 2008 me di cuenta que me había convertido en el “Jorgelina Pecas” de Victoria. Habíamos cumplido 4 años de novios y yo ni siquiera la había llamado. Poco a poco había hecho a un lado a Victoria por perseguir mis sueños, mis metas laborales y profesionales. Me había convertido en un año en lo que a Jorgelina le tomo varios años y muchas idas y regresos. Había dejado sola a Victoria; sin ella, cualquiera de mis logros era “medio logro”. Era una mierda.

El 20 compré un anillo y le propuse casamiento.

27 comentarios:

vickydu dijo...

Victoria una Diosa comprensiva.

¡Soy su fan!


Besos Pablo.

Cris dijo...

Mas te valía porque te boicoteamos el blog !!!

Que perros pueden llegar a ser los hombres !

Samantha dijo...

Eso.. Lo de Victoria.. Se llama amor =)

Lara dijo...

Que bueno que te diste cuenta, que bueno que Victoria no se había hartado!!!

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Me cago, es lo que me están haciendo a mí ahora... aunque dudo mucho, demasiado digamos, que vayan a proponerme casamiento.

Y después se quejan cuando decimos que los hombres son una mierda.

Pero claro, nosotras somos las boludas.

Sí, sí, dejá, dejá.
Ya me enojé.

Hum!

Mauricio P. Milano dijo...

UH!! Bueno menos mal que te diste cuenta Pablo!! :D

Jules dijo...

Que bueno que ella seguía ahí!!

Besos

Eli dijo...

La verdad el tiempo tan restringido en una pareja es una cagada :/
Va, yo llegué a un punto en el que ya me sentí una boluda, y no aguanté más. Aunque creo que la cuestión iba por otro lado.
Pero ustedes sobrevivieron a eso, pueden decir que es Amor :)

Floripondia dijo...

Es adorable Victoria, y es adorable que ambos se necesiten y se banquen.

Besos

Galán de Barrio dijo...

por qué siempre compramos los anillos luego de un momento feo?

[ D a n i e l a ] dijo...

Qué bueno que ella te haya bancado en todo :)
Y que te diste cuenta de lo que significaba ella, a tiempo, antes de que ella se fuera.

BERTA dijo...

Recién descubierto tu entorno...
Me han gustado mucho tus historias... Idas y venidas en el oleaje de la vida pero, al final, lo que merece la pena permanece!
Enhorabuena
Un saludo

Campanula dijo...

Victoria siempre te quiso, y vos a ella lo suficiente para ver lo que estaba mal.
un abrazo

Hache dijo...

ahahahahahaha maestro!!!!

LaGranDiosa dijo...

Tenés razón Pablo, espero con ansias poder conocer el amor. Sería trágico morir antes de que me suceda (igual, no está en mis planes morir de acá a 50 años, mínimo, pero quisiera que el amor llegue un poco antes :) )

MARTINA. dijo...

Victoria bancó cada uno de tus cambios, es algo para valorar. Ahora, tan espontánea y prometedora fue tu propuesta?

Maqui dijo...

sabes que...te leo y lloro como una boba.

Roger Borratint dijo...

¿Entendí mal o solucionaste todo pidiéndole casamiento?

¿La solución no era aflojar con el laburo más que pedirle casamiento?

Si venís haciendo cagadas sin solución de continuidad, el casamiento no cambia NADA!!

Aclarame este punto acá mismo!!

Un abrazo.

Paloma dijo...

Ay que lindo! y se nos viene el final.. fue un gustazo leerte Pablito, gracias por la compañia!

Paloma

AGUSTIN dijo...

Hace meses que me Pecas me hinchó las pelotas (hace semanas te propuse contratar a un killer).
Buenísimo que hayas advertido que estabas haciendo lo mismo!!
Espero que vuelvas pronto y cuentes dónde te asoleaste, guacho!!!

Einath dijo...

Un dulce, usted.

Ella? una santa.

Flor dijo...

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥


esta confirmado,,,victoria una diosaaa!!!

besos Pablito:)

Flor S dijo...

Exijo las mismas explicaciones que Roger Borratint!!

Lolita y El Profesor dijo...

Grande, Victoria. :)
Para usted, Don Pablo (y eventualmente para ella), nuestro deseo de paz, felicidad y prosperidad en este año que ya casi está por comenzar.

Loli & El Profe

La payasa... dijo...

Pabli, otra vez poniendome al día. pense erroneamente por suerte, que el blog terminaba en el casamiento. Me alegro haberme equivocado.

Un placer leerte, como siempre y que decir de la bella Victoria y de quien te convertis por ella.

Me encanta esta historia. Un logro sin esa persona que queres no significa nada, es medio logro. Excelente.

Besos miles y Feliz Año.

Lola

MeNoR dijo...

Pablo!! en toda tu historia, en lo que va de ella, en el primer post que me emocioné fué en el de la bici y los odios a tu papá (creo que era algo así el nombre), y en este post, fué el que también me hizo emocionar. Me encantó. Me alegra que por fin le pusiste punto final a Jorgelina Pecas, te diste cuenta de lo que estabas haciendo y pasando, y compraste el anillo. Me encantó!!!
Muchísimos besos!

Sol dijo...

Lo más genial de tu blog es que ahora, cuando me cruzo con un "típico treintaypiqueano casado, estbale y próspero", pienso que seguramente no haya nada de típicoen él; pienso en todas las historias que hacen su vida.

Saludos desde el barrio, más específicamente, cuatro cuadras desde Mosconoi y Artigas, jaja.

Saludos, Sol.