viernes, 18 de junio de 2010

Donde van las almas

Se sabe, o por lo menos, muchos intuyen que: el hombre es un ser vivo compuesto de cuerpo o materia y alma o espíritu. Lo evidente no necesita ser demostrado, el cuerpo del hombre es algo evidente, así que no necesita demostración alguna. El alma, por el contrario... es otra cosa.

Aquella tarde, en Pueyrredón y Santa Fé, cuando Elizabeth Veterana terminó de hablar, bebió de un sorbo lo último que quedaba de su cortado en jarrito y me miro, expectante. También, dejó de sonreír, mientras colocaba dos sobres en la mesa. El primero, de color madera; el otro, blanco, mas pequeño, sin una sombra de suciedad.

- Lo que mi jefe esta buscando es alguien que cumpla todos estos requisitos, creo que no es nada que vos no puedas hacer - dijo señalando el sobre de color madera.- Y en este tu contrato y lo que se te estaría pagando- apoyo su mano en el sobre blanco.
- Te agradezco la confianza... a ver...- intente agarrar el sobre madera, pero Elizabeth apoyo el sobre blanco arriba.
- Creo que primero tendrías que ver el “número”- dijo sonriendo.

Como les decía, el alma es otra cosa, y aquella tarde yo vendí la mía.

12 comentarios:

luistigre dijo...

soberbio, simplemente excelente

AGUSTIN dijo...

Excelente, amigo!
Quién dijo que está mal vender el alma al diablo?
Lo que está mal, es pecado, censurable, estúpido, es venderla barata!!

Monchito dijo...

¡¡Mercenario!! Yo soy partidario de no venderla, pero si la vas a vender que sean 5 ceros como mínimo.

Petardo Contreras dijo...

y el nro???
eso es lo importante media pila, todos queremos saber el precio que había!

Virginia dijo...

me encanto absolutamente la ultima frase pero.... no es bueno vender tu propia alma, te quedas sin! y eso si que es feo. ajaja besos

Meli dijo...

Tal vez, audaz!

Barby Birreal dijo...

Nosé nada de lo que hablás, pero flashee Barton Fink. Será porque la acabo de ver.

Mauricio P. Milano dijo...

Bueno Pablo, voy volviendo a "engancharme". A ver de qué se trata la oferta...

Saludos!!

Magic Mountain dijo...

Un simple acto de mercenario no es venderse...
Un contrato puede romperse...

Venderle el alma al diablo no tiene vuelta atras.

Tararira dijo...

Pablo apagá el dramatismo, lo que hiciste fue hipotecar un primer año de casados en completa y achanchante paz.
Victoria es una fenómena y te va a bancar.
Los contratos se cumplen viejo, huevo y vaya al frente.

Maqui dijo...

jajajaja tremendo.

adhiero a Tararira!!

Princesa Roja dijo...

Ah bueno, yo nunca supe que finalmente habias seguido con el blog... Qué locura.

Yo ando por destinos inciertos, viajando por latinoamerica, conociendo, creciendo... tú sabes.

Un abrazo grande Pablito, pasaré más seguido ahora que sé que aún existes en este mundo de los blogs


Princesa (o Juli)