viernes, 19 de marzo de 2010

Un montón de nada

Dicen que los reencuentros después de tantos años, siempre son hiper emocionantes.

Martín fue el primero en enterarse de la llegada de Bruno. Realmente nos tomó por sorpresa a todos, no esperabamos semejante noticia. Habían pasado casi 20 años desde que Bruno se fue vivir a Francia. ¿Toda una vida? Y ahora volvía a Villa Urquiza, tanto tiempo después, convertido en el hombre en que nos habíamos convertido todos. Mientras comíamos la pizza (y empanadas) de los martes, en el departamento de Martín, nos sorprendimos recordando viejas andanzas (como casi siempre). Sin embargo, el pasado se cerró para nosotros dejando paso a las conjeturas de aquel futuro incierto que no habíamos compartido y -sobre todo- un presente neblinoso.

- ¿Lo tenemos que abrazar?- preguntó Diego.
- Creo que sí- pensé.- Si, ¿por qué, no? ¿No te pone contento?
- Es Bruno, boludo- dijo Patricio.
- Para, para… ¿alguno de ustedes mantuvo contacto con él?- seguía Diego con su pesquiza. Mientras Martín sacaba dos cervezas del freezer se hizo un silencio bastante incómodo.
- Es que… antes no era tan fácil como ahora, Die- dijo Pato.- ¿No nos escribíamos cartas?
- Las cartas le llegaban a Martín pero eran para todos. Quedamos que iba a ser un kilombo que mande una carta para uno… ¿No te acordas?- le dije.
- ¡Las cartas!- Martín fue a buscar la caja de madera donde guardaba todas las (pelotudeces) cosas que no sabía donde guardar. Abrió la caja y empezó a sacar fotos, papeles, cartas, entradas de cine.- No están…- dijo mirándonos a todos.
- ¿Las cartas de Bruno no están ni siquiera en tu caja de pelotudeces?- pregunté.
- ¿Cómo “pelotudeces”? Esta es nuestra historia…
- Dejate de joder, mejor me voy a fumar un pucho a la cocina…- señale la caja de "pelotudeces".- No se ustedes, pero yo a eso lo llamo “una señal”.
- Pablo tiene razón- habló Agustín, que por suerte había tenido la sutileza de quedarse callado hasta el momento, pero su participación ya era inevitable.- Las cartas no aparecen, nosotros no vamos. Punto.
- Por ahí te las dejaste en la casa de tu vieja cuando te mudaste acá, Marti- Pato siempre tan esperanzador.
- Si, pero igualmente, no voy a ir a lo de mi vieja a buscarlas ahora.
- ¿Vale la pena?- preguntó Diego.
- ¿Ir a buscar las cartas, abrazar a Bruno o qué?- Agustín, de nuevo. Ese era el peligro de Agustín... dejarlo hablar, el tipo con mas veneno que conocí en mi vida.- Sos un boludo.
- No se…
- Yo voy a ir a esperarlo a Ezeiza- dijo Pato.- Si alguien se prende estaría copado... No creo que lo vaya a esperar mucha gente
- Si… estaría bueno, chicos- propuso Martín.
- ¿Y la vieja de Bruno?- pregunté. Se hizo un silencio, bastante pesado.- ¿Qué pasa?
- ¿No te enteresaste?- dijo Martín.
- ¿No te enteraste lo que le pasó a la vieja?- Pato se puso demasiado serio.
- No- improvise un cenicero con un pocillo de cafe.
- Se tiró a principios de enero en Drago… al tren. Bruno viene para arreglar algunos temas de sucesión de la casa de Rivera- dijo Martín.
- ¿Se treneo la loca de la escoba?- Agustin hizo una mueca que intentaba ser un poco de sorpresa y cinismo.
- Agustín... Callate... Callate, Agustín. Aunque sea un minuto... Callate- me acerqué a Pato.- Me estas jodiendo...
- Boludo, que garrón… venir después de casi 20 años porque tu vieja se treneó, dejate de joder. ¿Qué te queda? Nada… ni siquiera nosotros… ni las cartas…- Diego estaba tan sorprendido como yo.- ¿Y cuando estaría llegando, Martín?
- El martes que viene, chicos.

No me había dado cuenta, pero mi cigarrillo se estaba consumiento sólo en el cenicero. El silencio se hizo dueño del living. El ruido del timbre nos sobresalto un poco.

- ¿Hola?- dijo Martín por el portero electrico.- Suban... Bueno, estan subiendo Richard, Alejandro y Gabriel...

Por suerte, Alejandro se había acordado de traer mas cerveza. Comimos en silencio... Nadie toco las empanadas de humita.

- ¿Quien es el pelotudo que siempre pide empanadas de humita y nunca se las come?- pregunto Diego.
- Bueno, si quieren...- dije, mirando a Diego.- Como para cortar el clima, les pudo contar con quién me encontre hoy en Triunvirato cuando fuí a pagar la luz que mi hermana se olvido de pagar...
- ¡Con quién!- preguntó Diego.
- Bueno, resulta que fuí a Triunvirato... Patricia se lvido de pagarme la luz, y bueno... Fuí a pagar y...
- Yo digo que votemos- interrumpió Martín.
- ¿Qué?- dijo Diego agitando la empanada.
- Ahora que estamos todos, que votemos...- Martín nos miro seriamente a todos.- Los que quieran ir a buscar a Bruno a Ezeiza que levanten la mano...

Y votamos...

Dicen que a veces se vuelve por necesidad... otras por fuerza mayor. Pero que al fin y al cabo, siempre se vuelve.

Y nosotros decidiendo el abrazo largamente postergado en una votación de mano alzada.

16 comentarios:

Ivi * dijo...

La verdad es que si les cuesta tanto ir que tienen que hacer una votación, yo diría que ni se gasten en ir a recibirlo porque va a ser más incómodo que útil para todos... Incluso para Bruno. No sé si esto ya pasó o está pasando, pero bueno, es mi manera de verlo, Pabli. Si tienen que decidir si ir o no por votación, mejor no ir y ya. A menos que realmente les salga ir.

Beso!!

Pablo dijo...

Ivi: ¡No son horas de estar despierta! ¬¬ Ivi, esto ya paso... fue mas o menos a principios de febrero... =) Y la verdad, tu lógica es mas que acertada, algún día te voy a invitar a cenar con mis amigos, nos ahorraría muchos problemas tenerte en un rincón opinando. Si te portas bien, te dejamos las empanadas de humita... =)

Cami dijo...

Claro lo mismo que si lo abrazan no lo abrazan... eso se da en el momento. Se siente, se percibe. Algo mas con Drago? Lptm! Che te pego fuerte esto de Bruno... Desde que volviste al blog fue solo para hablar de el y de Nuria. ¿Que pasa Pableishon? Parece que la amistad para vos es algo muy importante. (= Besotes!

AGUSTIN dijo...

si usaran la lógica que proponen las chicas, no habría historia, ni de Bruno, ni de Nuria, ni de nada. Así que agradezcamos que esta banda de inadaptados piensa torcido, y que el relator capta las escenas, y esperemos la próxima entrada: "exterior-día-Ezeiza-Bruno"

Mecha dijo...

A ver... Ya leí que ya vino, pero como yo no sé qué pasó, voy a utilizar mi lógica.
Desde mi punto de vista, la pregunta fundamental sería:
Cómo se enteró Martín que Bruno estaba viniendo?

Y de acuerdo a la respuesta a esa pregunta, actuar.
Si Martín se enteró porque Bruno se encargó de que eso sucediera, quizás uno o dos (no todos... no es un comité de bienvenida), lo pueden ir a buscar.

Ahora si Bruno no se encargó de avisar, es quizás porque tampoco quiere es re-encuentro... no?
De última, se le puede dejar la oportunidad de tratar de contactarlos si le interesa...

Qué se yo... ir a buscar a alguien que uno no conoce, tratando de forzar algo que hace 20 años era natural, es claro que no puede resultar bueno.

Romii dijo...

Jajaja. Me da risa, parecen chicos pensando en si corresponde o no abrazar a alguien. Yo suelo penasar esas cosas.
En fin,
¿Con quien te encontraste?
Que vida agirada la tuya! No salis de una que entras en otra ..

BESOS :D

Campanula dijo...

Hola Pablo, no se si es mi idea, pero en el post anterior ya te habían mencionado que la mamá de Bruno había muerto, en fin, que mal estaría dejar a Bruno sin amigos tan siquiera....Agustin me cae mal.
un abrazo

Ananá dijo...

¿Con quién te encontrasteeeeeeeeee?

hadazul dijo...

No es como cuando conoces a un primo que nunca viste, eso es incomodo, reencontrarte con alguien que era tu amigo, con quien tenian cosas en comun, probablemente sea incomodo al principio, pero tu creciste y el tambien al igual que todos, y aunque maduraron de forma diferente siguen siendo amigos, no veo porque bruno no pueda encajar en esa ecuacion

besos, que lastima que te casaste, estaba por ir a Argentina a pedirte matrimonio

Monstruo dijo...

Si, ya había dicho que la mamá de Bruno se había muerto en el post anterior pero no decía como.
Ahora, a mi no me parece una pelotudes el planetarse si ir a buscarlo o no o si abrazarlo o no, a ver, es alguien que en un momento fue cercano y que por circunstancias de la vida dejó de serlo y ahora vuelve, es más que lógico que se planteen como proceder ante una situación asi.
Pero también es cierto que uno puede pensar y plantear mucho pero que en el momento las cosas por lo general se terminan dando espontáneamente.

Un beso Pablo.-

Mr. Io dijo...

En el post de los mensajes en el contestador, Martín dice que recibió una llamada de Bruno.
Y en este post Pato dice que va a ir, que se prenda quien quiera, Martín apoya la moción, después se diluye la cosa, y Martín termina proponiendo una votación.

¿Para qué llamó Bruno a Martín, sino para verse? ¿"Che, mi vieja se suicidó, viajo a Argentina en unos días por un tema de sucesión, nada, hace veinte años que no nos vemos, no sé para qué te llamo"?

Además, Bruno llamó a Martín, y no a otro, ¿y el que dice que va a ir sí o sí es Pato? ¿Por qué Martín deja la cuestión a votación?

No entiendo, me resulta inconsistente.

Agustín (el del comentario más arriba) dirá que es condición para que haya historia, pero no creo que eso se deba sostener hasta este punto...

Saludos Pablo, no es mala onda, he disfrutado mucho leyendo todo el blog, simplemente opiné lo que opiné porque siento que tu trabajo vale.

JeSs dijo...

Que kilombo!
Como alguno dijo por ahi, es tan incomodo todo, que solamente en el aire se respira lo cortante jeje

muy buen blog, si me permite lo sigo....

besos

PABLO FRANKO dijo...

Me gustó. Me pareció estar ahí y que en los momentos más solemnes y tensos alguien diga: Quien es el pelotudo que pide empanadas de humita y no las come. Eso es la muñeca del escritor y relaja al lector para dejarse llevar en la historia. Obvio que todos pensamos que van a ir a buscarlo. Pero sospecho que usted nos sorprenderá. Un abrazo colega

Rochi dijo...

vayan... esas cuestiones de "cuando a uno se lo llama amigo, conocido, ex compañero o hermano del alma" no tiene sentido en este momento de Bruno. Vayan! abrazosss y acompañamientos! no sobran, no quedan mal, y no cuesta mas q tiempo...
Por lo menos asi lo veo yo...

Ivi * dijo...

Me imaginé que ya había pasado, pero bueno, soy mujer, es necesidad fisiológica opinar... y respetar el tiempo verbal del relato jajajajaj

Ahora... Reunión de amigos? Todos hombres? Empanadas? You're so speaking my language boy ;) Anytime... Hace siglos que no soy buena amiga de las mujeres ya xD

Beso!!

Lola dijo...

Hola! acabo d abrir un blog, ojala me sigan!

http://miqueridodiariointimo.blogspot.com/