viernes, 4 de septiembre de 2009

Ella debe estar tan linda

Elizabeth Veterana coqueteó descaradamente conmigo durante el café en la sala de reuniones mientras esperabamos a su jefe. Un par de pisos más abajo, en el móvil, me esperaban el notero y el chofer. Por supuesto, que yo disfrutaba mi café sin ningun remordimiento. Elizabeth era absolutamente perfecta en todos los aspectos. Tenía ese toque de mujer con alma de nena que me encanta. Luego de compartir el café conmigo se disculpo y fue al baño, regreso 10 minutos después con el pelo suelto y bien peinado, y –el gran cambio- sin los lentes de aumento.

- Lentes de contacto- me sonrió.- No puedo usarlos cuando me despierto, me irritan mucho la vista…
- Se nota un cambio de look importante- dije, y al segundo me arrepentí. ¿Qué clase de idiota puede decir algo así?
- Si, ya se, ya casi no hay gente que use estos anteojos- dijo apoyando los anteojos con aumento sobre la mesa de reuniones.
- No quise decir eso… Quise decir que…- cuidado.- Que estas mucho mejor así…- ¡la puta madre!
- Gracias, Pablo, sos muy cortés- dijo Elizabeth mirandome fijamente y generando un silencio incomodo que solamente podía cortar el provisorio llamado telefonico de su jefe. Elizabeth respondió el llamado y hablo unos segundos, cortó enseguida.- El doctor esta a dos cuadras.
- Ah, genial… ¿te comento las preguntas así voy llamando al notero y al sonidista del movil?- dije buscando en mi carpeta.
- No hace falta… si son las que me enviaste por mail ayer, estan perfectas- miro mi vasito de café.- ¿No tomaste tu café?
- No, disfrute mucho la charla, debe ser por eso.
- Entonces habrá que repetirla…- su mirada tenía una mezcla de burla y almuerzo, y cuando me tenía servido, me bajo de un piedrazo.- Quiero decir, espero verte muy seguido por acá cuando sea época de campaña…
- Que pena… pense que me estabas invitando un café despues del trabajo- le dije, inmolandome.

Elizabeth volvió a repetir esa mirada de leona.

Y yo, para no ser menos, practique una mirada de cachorro perdido y tímido.

“Patético”, pensé, mientras ella me debaja solo en la oficina de su jefe para tener mi entrevista.

Maravillosamente patético.

28 comentarios:

Anto dijo...

"Una mirada de cachorro perdido y tímido" ajja me da mucha gracia imaginarte mirando así.Pero quizá funcionó para verla de nuevo?

Un abrazo

jovenes comunicadores dijo...

jajaja
"ella me va a comeeeeeeer"
(viste el rey leon?)

je

besoo pableishoon

jovenes comunicadores dijo...

faa.
la de arriba firmante...
la pesadita de DREAMER
Besooo :)

Julia Scarone dijo...

Jajajajajajaja!!!! Moooooooooooy bueno!!!!!! Me hubiera gustado ser mosca para ver eso, por Dios!!!
Ahora quiero mas!!!!!!!!!! Besos, Pablete!!

Marie Augustine. dijo...

su mirada tenía una mezcla de burla y almuerzo, y cuando me tenía servido, me bajo de un piedrazo.

me gusto esa descripcion

Lolita y El Profesor dijo...

Hay que tener mucho cuidado con esas "leonas", Don Pablo.
Con todo respeto, claro.

El Profesor

vickydu dijo...

Como un cachorro decís, osea que tirababas la baba por ella y te saltaban los ojos como de alien? xD


Pablo, Pablo, Pablo, ya quiero que sea lunes :D


¬¬ Sólo vo logras que yo anhele un lunes, sentíte realizado =P

Lola dijo...

Patético y divertido.

Jaja, cómo la arruinaste.

PinUp dijo...

... Paso a besarte... en otro momento te leo...
I'll miss you :'(

Muakssssssssssssssssssssssssss!!!!

Floripondia dijo...

auuuuuuu qeu masss

Mauricio P. Milano dijo...

JAJAJAJA qué episodio. Esa mirada de cachoro en realidad me hizo pensar en la mirada del gato con botas en la película de Shrek!!

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

jajajaja y yo que creía que era la moquera nº 1.
Definitivamente me ganaste por goleada!!

:P

Seeee "ella te va a comer!!!"
(jovenes comunicadores: yo sí que vi el rey leon!)

Julieta dijo...

"Una mirada de cachorro perdido y tímido" jaja qué divino!

Juan Jandred dijo...

oye pablo,soy un asiduo lector de tu blog, me encanta la forma en que la redactas, como dejas siempre la historia en lo mas interesante, pero tengo que admitir con mucha tristeza que me da un poco de duda la veracidad de estos relatos, pero no me importa, los seguire leyendo, es una historia muy interesante... Exitos.

alelé dijo...

Por el final del post anterior no me queda ninguna duda de que aca no termina la historia... de que diferencia de edad hablamos??

Angie dijo...

posta yo tambien pense en el gato de shrek!!

Aurore Interligator dijo...

No me parece taaaaaaaaaaaaaan patético. De verdad ¡Ella es una presumida alevosa!¡mirá si vas a ser tan evidente como para irte al baño, peinarte y ponerte lentes de contacto, retocarte el maquillaje, ensayar la mirada de leona tres veces frente al espejo para venir y levantarte un compañero de trabajo que te acaba de ver despeinada y con anteojos! ¿Habrá creído que tenías problemas con la memoria a corto plazo? Pero bueno ¡funcionó! ¿Estabas en oferta? Jajaja. Le debés haber gustado, te dedicó 10 minutos y fue alevosa y todo.

Eli dijo...

Me reí mucho mucho Pablín, debo decirlo.
Y no te hagas tanto problema con lo de la mirada "patética" de cachorrito. Al fin y al cabo, seguro que te funcionó jaja (bien utilizada suele ser infalible en nosotras, mal que nos pese :P)

Besotes (:

Gastón dijo...

El poder femenino al mango ante nosotros, pobres hombres indefensos, jejeje

Paula (Bera) dijo...

Pablito, además de haberme re cagado de risa, jajaajajaja, debo felicitarte por estos dos últimos post!!!!!!

Los titulaste tal cual Los Redooooooo!!!!

Besotes ricoteros!!!

Paulina Fernández Foucher dijo...

jajaja lo peor es ser consciente en esas circunstancias, uno siempre termina metiendo las patas ajajja

y el café se repitió?

SoLciTo* dijo...

"Una mirada de cachorro perdido y tímido"

Esa carita SIEMPRE gana jajajaja

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy buen relato!! Como siempre! Felicitaciones y un abrazo.

Velo dijo...

jajjajaja
Las minas siempre buscan la forma de engatuzar y echarse a volar xD
Sos un idolo contando anécdotas, te pasas.

Listo, ya estoy al día con tu blog.
Un viaje de egresados atrasa mucho.
Beos y cuidate!

Lolly dijo...

Esos momentos donde los hombres quedan desarmados y llenos de preguntas, son los que hacen que el día de una mujer, vire violentamente de "un dia más en la oficina" a "no sabes lo que me pasó hoy".

Pequeña Almudena... como El quiso que se llamara dijo...

Mmmm, un caballero con mirada de cachorro perdido y tímido siempre es una tentación...
Un llamado a jugar un rato con él antes del zapazo.

Lola dijo...

Los hombres cuando se regalan maravillosa y pateticamente, al menos tienen la excusa de que lo hicieron para quedar como unos caballeros y zafar a último momento.
El tema es que realmente tengan ganas de zafar, claro.

Mery dijo...

La volviste a ver? Muero po rsaber si tu mirada de cachorro funcionó.