viernes, 25 de septiembre de 2009

El armario intocable

Soy mi propia empresa de mudanza. Voy moviendo cajas de mi departamento al departamento donde vamos a vivir con Victoria, de la casa de mi vieja a mi departamento, y así sucesivamente. No es una tarea sencilla, quiero ser muy minucioso con las cosas que llevo. Lo primero que saque de las lista de “cosas a llevar” fueron mis comics. Y cuando digo “mis comics” quiero decir MIS comics, esos que guardo en el armario intocable. Cuando entre a mi habitación, mientras Patricia hablaba por teléfono, la sorpresa fue inexplicable.

- ¡Mica!- encontré a mi dulce sobrina de 14 años revisando mis comics.
- Hola, tí, buscaba algo para leer. ¿Tenés algo para leer?
- No, no... primero tenes que explicarme qué haces en “mi” cuarto- apoye mi taza de café en algún lugar y me cruce de brazos.- No, espera, primero decime dónde esta tu mamá, después decime qué hacías en mi cuarto y después decime que hacías revisando mis cosas.
- Mamá salió, tuvo una urgencia. Así que me trajo a visitar a la abuela, pero la abuela no estaba. Estaba la tía Patricia, pero se puso a hablar por teléfono y...
- ¿No podías esperar que la tía Patricia corte?-
- Hace dos horas que esta hablando.
- ¿Dos horas?- tragué saliva.- Un segundo, angelito.

Salí del cuarto, después de tomarme todo el café de un trago -y pensando seriamente en dejar la cafeína- justo cuando Patricia cortaba el teléfono.
- ¿Dos horas hablando por teléfono? Dejate de joder, Patricia...
- Mamá puso llamadas urbanas libres.
- ¿Qué? ¿Desde cuando?
- Desde hace un montón...
- ¿Y por qué soy el último en enterarme de todo?- indignado.
- Porque te la pasas trabajando y casi no te acordas que tenes familia...- dijo Patricia recostándose en el sillón.
- Bueno...- buscando una excusa, rápido.- ¿Dónde esta Pilar? ¿Por qué Mica estaba en mi cuarto? ¿No se supone que la tenés que cuidar?
- Tiene 14 años, Pablo.
- ¡14 años! Yo te cuidaba a vos y a Paz cuando tenían 14 años... ¡Te cuidaba!
- No, cuidabas que no toquemos tus cosas, que es distinto- Patricia empezó a jugar con su dedo índice en el aire para puntualizar cada palabra que decía, en este caso “tus cosas” y “distinto”.
- ¡14 años!
- Si... y la hermana 16- puntualizó Patricia.
- ¡16 años! ¿Maqui tiene 16 años? ¿Cuándo pasó eso?
- Paso, y el sábado la voy a acompañar a hacerse un piercing en el ombligo.
- ¡Un piercing!- el corazón me latía al ritmo de Macarena de Los del Rio y repentinamente me sentí muy viejo.- Espera... es mucha información. Primero, vos no vas a llevar a Maqui a hacerse ningún piercing... Segundo... segundo...
- Segundo, Mica esta con tus historietas, Pablito- señaló la puerta de mi cuarto.
- ¡Comics!- la corregí y volví corriendo a mi cuarto en el preciso instante que mi querida sobrina de 14 años estaba sacando una caja de comics.- ¡Noooooo!

Demasiado tarde, ya lo saben.

15 comentarios:

GuAmBrA LoCo dijo...

ja ja ja.!!! entretenidisimo pablo...

pero bueno me quedo una duda en eso de los comics... por cierto los años no pasan en vano... dicen q los hombres somos mas interesantes mediante vamos madurando...

pasate por mi blog que hay algo para vos ahi...

el cenicero de Elle Nicotina dijo...

...jajajajaja...genial....se puede saber que comics eran???

Eli dijo...

Me imaginé toda la escena como una peli: tu "¡Noooo!" en cámara lenta y a vos saltando por el aire con un efecto tipo Matrix! xD
jajaja, los chicos crecen Pab (y nosotros nos ponemos viejos :P)
c'est la vie!
Buen finde! :)

Anavril dijo...

Y que? te las desordeno? jajaja
Da gracias que tu madre no hizo limpieza y transformo tu cuarto en gimnasio!!!

Además...que otras cosas hay en ese armario?

fea dijo...

Si tus sobrinas ya tiene 14 y 16 años... ya no las podés retar más...
... a lo sumo extorsionalas.

Pablo dijo...

Guambra:
Gracias, Guambra, ya me paso por ahí, muy todo lo que decía. Un placer.

Cenisman:
De todo lo que te puedas imaginar.

Eli:
Corrección, yo ya soy viejo.

Anavril:
Mi viejo hizo algo mucho peor cuando yo me fui de casa.Pero esa es otra historia.

Fea:
Pobres criaturas, que rápido crecen.

Lolítica dijo...

Jajaja ¿y qué tiene de malo?

Pablo dijo...

Lolí:
No se tocan mis cosas, ¬¬. No me hagas enojar.

Sofia dijo...

jajaja es entendible que no te guste que te toquen las cosas, yo odio que me revisen los cajones (aunque no tenga nada privado)

Lolita y El Profesor dijo...

Debería encerrarla en el baño con la cabeza en el inodoro por tocar la colección de Comics, Pablo.
Bueh... a lo mejor es demasiado.
Pero con los afectos no se jode.
Créame que lo comprendo.

El Profesor
PD: ¿Dos horas hablando por teléfono? God dammed!

Ms. Bitch dijo...

eso es lo que odie siempre de mi hermanito, primitos etc etc

Deboh dijo...

Uy, nono, yo las mato si me hacen eso.

DoDo dijo...

Yo soy igual, muchos han intentado, pero nadie pudo lograr que saque toda la porqueria que tengo en mi armario jajaja

Salu2

Lola dijo...

Primero un comentario al margen: hace 16 años ya existía el tema de los del Río. Si bien tal vez no se podía prever que iba a tener tanta trascendencia, el hecho de llevar ése nombre le da carta blanca para hacerse un piercing, leer todos tus comics con las manos llenas de dulce de leche o lo que se le ocurra!!!
Y por lo demás, coincido con tu hermana. No sólo a los 14 a los chicos ya no se lo cuida, sino que vos te tenés que cuidar si pretendés cuidarlos a ellos.
Mejor cuidá o encomendá que te cuiden los comics nomás.

killer queen dijo...

Son comics de colección?,..de esos que cotizan en dolares o solo manias tuyas?? :P