viernes, 16 de julio de 2010

Comic Code Autorithy

Siempre dije que cada historia puede ser contada de muchas formas. Son miles las puertas que una historia abre, miles las formas de entrar y recorrer ese camino.

Hace mucho tiempo, un psicólogo estadunidense tenía mucho tiempo libre y se puso a analizar el contenido de los comics. El tipo llegó a la conclusión de que los jóvenes estaban amargados y que "el" culpable de tanta tristeza eran -sorpresa- "los" comics. A partir de este análisis se creó el Comic Code Autorithy (CCA), un organismo que regulaba los contenidos de los comics. La idea era alejar a la juventud de cualquier cosa que fuera peligrosa para sus mentes.

Los análisis del psicólogo fueron motivados por un paciente que se confesó homosexual y admitió que leía comics de Batman. Entonces, el doctor llegó a la conclusión que los comics de Batman, llevaban a los inocentes a la homosexualidad, así que escribió un libro llamado "La seducción del inocente". El psicólogo se volvió millonario, su paciente se suicido.

Es increíble como uno siempre encuentra al análisis justo a determinada vivencia años después de experimentarla. Eso pasa mucho, y generalmente empieza con un “cuando yo era chico…” o con un “una vez me acuerdo que éramos chicos y…”

Una vez me acuerdo que éramos chicos y… entramos a la usina abandonada de Coghlan. Me escondí dentro de un pasillo largo que terminaba en una puerta cerrada. Sobre las paredes, unas maderas que dejaban un hueco interesante entre pared y madera. Desde ese lugar pude ver como la reciente lluvia de verano estaba mojando una revista. Era una historieta del Hombre Araña, estire mi mano para salvarla. Salí un poco de mi escondite para agarrar la historieta.

El primer comic en cagarse en el CCA fue una saga de Spiderman en la que Harry Osborn tomaba drogas por problemas familiares, mientras el Peter Parker cagaba a trompadas al dealer de Harry.

Además de todo eso, fue el primer comic que tuve en mis manos.

Volví a mi escondite, y me quedé ahí… leyendo.

La lluvia se hacía cada vez más fuerte.

8 comentarios:

Lola dijo...

Muy cierto todo! (Salvo la parte del libro que escribió el psicologo... que se haya vuelto millonario seguro también es cierto!)
Seguro alguna vez te pasó como a mí que alguien te dijera "pero vos tenés anécdotas para todo, o a vos te pasa de todo..."
Como no tengo otra vida no sé si será cierto o no, pero tengo la fuerte sospecha, cada vez más, que hechos así nos pasan a todos, el tema es recordarlo y saber contarlo.
La gente que escribe comics no sé qué cosas les habrán pasado o dejado de pasar, pero qué bien que cuentan no?

Besos!

Flor S dijo...

Exacto, como dijo Lola: la cuestión es saber contarlo. No soy fan de los comics, sólo he leído japoneses que me prestó una amiga. Me gustaron, aunque no creo que eso pueda llegar a tener una gran influencia. Los psicólogos son una especie desagradable... ojo, eso para mi.

Saludos!

Jardinero del Kaos dijo...

Verdad Pablito, "seduccion of the inocent" marco un antes y un despues en el mundo del comic, cuando no se podia hacer comics "Violentos" y de "Contenido adulto" los guionistas comenzaron a flashearla con historias bizarras de batman contra extraterrestre, todo esto culmino con una baja en las ventas...
pero si hablamos de psicologos en el comic, no podemos dejar de mencionar a William Moulton Marston, el creador de Wonder Woman, un viejo poligamo bastante copado...
Y el numero de Spider Man, lo habia escrito el Viejo Lee, que no tenia la mas puta idea de como eran las drogas.
Hay otro precedente de drogas en los comics, era un numero de Green Arrow/Green Lantern, donde un Joven Speedy era encontrado inyectandose, vaya a saber uno que...me cebe, ud, sabe lo que me gusta este tema!!!
Apoyo un par de capitulos de todas mis Ex en formato historieta, cuente con un servidor para ello

saludos hero!!!

Lolita y El Profesor dijo...

Señor Pablo:
Uno de mis primeros trabajos fue en UNION STUDIO & Asociados, hace mucho, mucho tiempo. Era una agencia de publicidad que, además, producía material de arte para comics de la Marvell y DC en USA; de IPC (Imperial Publishing Co. Ltd) de Inglaterra y Mondadori en Italia.
Dibujantes de la talla de Moliterni, Medrano, Zoppi, producían comics de superhéroes sobre la base de los guiones que mandaba Dick Giordano (que en ese momento estaba en pleno ascenso, pisando pies ajenos) pagando fortunas por una página (algo así como u$s 100 por cada una).
Un día el director, que era un tipo muy especial, se encaprichó con modificar el guión, porque opinaba que el maldito código de yanquilandia lo tenía hasta el cogote.
Hicieron una primera página (la página donde aparecían los créditos) que ni le cuento. Aún hoy la recuerdo: era como si Batman hubiera estado en el piso más alto del Empire State y desde allí el lector podía ver el cañadón que formaba abajo la avenida (yo creo que daba vértigo) y tenía agarrado de los pies, cabeza abajo, a uno de los esbirros del Guasón y le decía algo así como: "Tell me, you rat!"
Es decir que lo amenazaba con soltarlo si no confesaba.
Le aseguro que era la página más elaborada que usted se imagine. No sólo por lo realista (usaron una foto para copiar los edificios), sino por la anatomía de los personajes y la gestualización...

(sigo en el próximo porque se acaban los caracteres)

Lolita y El Profesor dijo...

Me preguntaron a mí qué creía y les dije que era estupenda, pero que no la iban a aceptar.
Se envió.
Quince días después, el correo trajo uno de esos cartuchos redondos donde iban y venían las páginas y cuando lo abrimos, ahí estaba la famosa primera página de la historieta... tachada en rojo (para que no volviera a usarse ni de muestra), con la leyenda: "Batman isn´t a bad guy" (creo recordar) y con un cheque de u$s 240 abrochado arriba a la izquierda (pagando más del doble por el trabajo, para que nadie pudiera protestar).
Cuando vi el primer Batman (Jack Nicholson haciendo de El Guason), y a un Batman que no sólo era violento, sino también despiadado, recordé esta anécdota relativa al condenado código moral de los superhéroes y al hipócrita, cagueta y lametrastes de Dick Giordano, que se aferró al sillón y no lo soltó hasta que se murió.
Historia de la vida real, ¿eh?
Esto debe haber sido allá por 1972 o 1973, supongo.
A mí, cuando era chico, "las mejicanas" (así les llamábamos a las de superhéroes) no me gustaban. Prefería "Hora Cero", "Frontera", "Rayo Rojo", "Puño Fuerte", con Oesterheld y Jorge Mora (su hermano, creo), con dibujos del tano Pratt, Moliterni, Solano López, Breccia y toda esa generación de dibujantes "que aprendían solos".
Bueno, un aporte para este excelente post, don Pablo. :)

El Profesor

Eli dijo...

Leí "piedra libre" y me dieron muchas ganas de jugar a la escondida.
Lo voy a proponer en la próxima reunión con amigos :)

A ver cómo sigue...

Cuervo Empastillado dijo...

comoo sigue? ! jaja

Jules dijo...

FELIZ DIA DEL AMIBLOG PABLO!!! =)

BESOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOoooo