martes, 5 de octubre de 2010

No te mueras en mi casa

Existe cierta gente que, en un momento determinado de su vida, tienen una sensación extraña, algo que los come por dentro, un deseo autodestructivo de finalizar su paso por el mundo. Las personas que lo logran se llaman suicidas. Los caminos hacia la autodestrucción de nuestro ser son variados; pero hay algo que esta claro: los que sobreviven, nunca llegan a comprender los motivos de los muertos.

- Pablo, decime… ¿Nunca tuviste la sensación de que tu vida no tiene sentido por sí sola?- preguntó Jorge Fantasma, llorando su melancolía en la quinta cerveza.- Hasta hace seis años, yo creía que mi vida iba a ser la típica rutina diaria de superación personal… que todos los días me iba a enfrentar a los mismos problemas que los demás, que no iba a existir nada original.
- Que te ibas a convertir en una gota de agua en el mar…- mis ojos miraban bajar la espuma de un porrón que estaba perdiendo su frescura. Me gusta la cerveza natural, soy de esos locos. En realidad, a Victoria le gusta... y... ahora me gusta a mí. Raro.
- Claro, una gota más… pero un día conocí a Clara. Ella me cambió la vida- murmuró Jorge.
- Me alegro mucho- por un momento tuve una sensación de afinidad con Jorge casi mística, pensé en contarle mi historia con Victoria, pero el tipo siguió hablando.
- Hace un mes, Clara me dejo por otro… un abogado, creo- Jorge volvió a llenar su boca con cerveza, casi media botella de un trago.- Y ahora que Clara me dejo, todo vuelve a ser como antes… sin sentido.
- No creo que sea tan así, en la vida hay un momento para cada cosa- inventé una respuesta protocolar, que no sirvió de mucho.
- Eso es verdad… hay tiempo para todo. Para crecer, para cualquier cosa- hizo una pausa, terminó su cerveza.- Tengo tanto tiempo para pensar, que incluso puedo pensar la mejor forma de quitarme la vida… Estoy mal, Pablo.
- ¿Sabe Federico esto?- pregunté. Federico Robot charlaba con la recepcionista del quinto piso.
- Federico hace rato que dejo de escucharme… solo le interesa hablar de su trabajo, de lo bien que le van las cosas, de la vida que “nos” sonríe… de “nuestros” sueños realizados y los que van a venir.
- Entiendo.
- Me dijo que tu laburo coordinando los eventos de prensa es bastante bueno- Jorge improvisó un brindis entre su botella y mi porrón.- Te felicito.

Federico llegó a la mesa con la oficinista del quinto y sus amigas. La conversación

- Las chicas van a bailar- sonrío.- Noche de solteros, Pablo... ¿Jorge?
- Noche de solteros- Jorge inventó una sonrisa cómplice.
- Me voy a dormir, muchachos; mañana tengo mucho laburo- me subí al primer taxi milagroso que cruzó Libertador.

Un par de horas mas tarde, Jorge se quitó la vida. Cerca del Alto Palermo, por Arenales, una vereda tiene algunas baldosas rotas por el impacto de su cuerpo al caer del octavo piso. El kioskero de la esquina dijo que nunca va a olvidarse del ruido de ese golpe.

- Pablo te juro que bailo toda la noche, Jorge no estaba mal... no entiendo como mierda hizo una cosa así- se justificó Federico a la mañana siguiente.- Le tengo que avisar a la novia, a Clara...
- Federico... Jorge y Clara se pelearon hace un mes.
- La puta madre- dijo, y creo que esa fue la máxima compostura que estaba dispuesto a perder.

Federico Robot se pidió el día de trabajo, para hacer algunos llamados a los amigos que tenían en común. Después de todo, Jorge era su mejor amigo (al menos eso creí entender). Felicia Oficina se encargó de avisar a los demás de su ausencia, y derivarme sus llamadas. El teléfono fue cruel, no se quedó mudo ni un minuto. Así empezaba la mañana del tercer día sin Victoria... el panorama no podía ser mas desolador.

12 comentarios:

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Yo que le quería poner Clara a mi hija. Ahora me da cosa...

AGUSTIN dijo...

Insondable recorrido el del pensamiento del suicida.
Querés que tu vida tenga sentido?
Encarguen un hijo con Victoria... Ya sé, es un consejo de viejo choto. Pero ahora que lo sé, no dejo de repetirlo... es un buen modo de trascender.
Saludos!

Media Veronica dijo...

Pobre muchacho... Me imagino que no habra sido un dia facil. Quiero creer que despues de eso ya no tuviste mas nada que pensar y definitivamente la elegiste a Victoria...

euge dijo...

Pucha... Si hay algo más feo que una persona que se va, es una persona que se va porque quiere..

Meli dijo...

Lo peor de todo es que te lo dijo. Te dijo que le sobraba tiemppo para pensar modos de matarse. Un horror!.

Y en cuanto a Federico... qué puedo decir... que no existe!, es de esos seres "vivos" que no existen, más allá de su existencia.

Triste historia.

pd: importante detalle el de las manos frías...

Beso

Michelle Durán dijo...

"NO TE MUERAS EN MI CASA , QUE HOY ES MARTES . Y EL CAMIÓN DE LA BASURA PASA LOS DOMINGOS. . . "

Mar dijo...

Media pila Pablo, o como te llames!!! Me encanta este blog pero hace un tiempo no creo nada de lo que escribis y se esta volviendo muy denso. Por favor volve a escribir como antes.......
No se Segui por Victoria o algo nuevo....

La_Go dijo...

"Jorge Fantasma tenía doce horas de vida" Piel de gallina!!!
Como se sintio Federico Robot al haberse dado cuenta que no estuvo con su amigo?

Triste final....

Lolita y El Profesor dijo...

Tema Jodido. Adhiero a Mar -si se me permite opinar al respecto-, en eso de que la historia -si bien ha ganado en profundidad-, está... ¿cómo decirlo? "Densa" no es la palabra. ¿"Depresiva", tal vez?

El Profesor

Amelia C. dijo...

... no sé hasta qué punto sea cierto lo que narras, pero vaya que me quedé atónita... por cierto, me encantó tu blog, lo sigo desde ahora.

y que pena con Jorge, no lo tomó bien (la separación), no lo tomó nada bien.

Luciernaga dijo...

Que bueno que estas escribiendo seguido!
:)

Jime dijo...

Che ojala que esté guionado porque me dio mucha pena jorge.