lunes, 13 de julio de 2009

La no-historia de un video club y la meta final

A los 18 años deje de trabajar en el puesto de diarios. La decisión llegó motivada por dos factores: empezaba la facultad y mi noviazgo con Sandra venía muy bien.

Los 3 años repartiendo diarios fueron geniales. Mi vieja lo terminó de aceptar cuando llegué destruido luego de aquel partido de billar con mi viejo. En silencio, como si fuera artífice de mi dulce venganza, depositó en mi la ventura de mi éxito. Ahorre bastante plata en esos tres años.

A los 18, pensaba tomarme un año sabático no laboral y dedicarme de lleno a la facultad. No pudo ser. Un sábado a la tarde, Patricio llegó a mi casa agitadísimo.
- Buscan un empleado en el video club de Monroe- dijo.
- ¿Encontraste laburo?
- Tarado, ese trabajo es para vos... anda a ver que onda. Seguro que te toman enseguida- desde chicos, éramos habitúes de ese video club: ahí alquilamos nuestra primera porno, las películas de los Bañeros, y todas las Martes 13. Patricio insistió tanto que fuimos. Y tuvo razón: conseguí ese trabajo.

Mi horario en el video club era de 17 a 22 (lunes a viernes). Sábados de 10 a 13 y de 17 a 22. Mejor imposible.

Trabaje muchos años en el video. De los 18 a los 25, tengo millones de historias en ese negocios, historias de vida, personales, de gente que iba a devolver una película y te contaba su vida fumándose un cigarrillo o tomando un café. Millones e increíbles, fueron muchos años. Tantas que jamás serán contadas en este lugar, porque entonces esto no tendría fin. Suficiente con saber que tuve los dos mejores jefes que pude haber tenido jamás y que por suerte, todavía los sigo viendo a menudo.

El año de mis 18 años fue genial. Tuve mi primera vez con Sandra MuchoTiempo, mi primera vez con Lili Partuza y mi segundo trabajo.

Era mucho trabajo de nuevo, pero algo me decía que los melones se acomodarían solos. Así que trabaje, estudie, disfrute mi relación Sandra y la amistad con mis amigos. Me di todos los gustos y también pude ahorrar.

Por supuesto que en aquella época -si bien era fácil ahorrar, el famoso “uno a uno”- era casi imposible ahorrar en 6 años para comprarse un departamento. Cuando uno es joven no piensa en esas cosas, simplemente se deja llevar. Pero si mi mente volaba, la de mi vieja ya iba por las galaxias más lejanas. Cuando tuve 21 años, la plata que tenia ahorrada (y que había depositado en un plazo fijo a nombre de mi vieja, siguiendo su consejo) me permitió pedir un crédito. Mi mamá fue la titular de un préstamo infinito.

A los 21 años, efectivamente, me fui a vivir solo. Eso sí, a 3 cuadras de mi casa familiar. Todo esto fue también premeditado, y con el sólo hecho de poder ir a mi vieja casa y saquear la heladera de cualquier producto comestible a cualquier hora.

Al final, como decía mi abuela, los melones se acomodaron solos.

30 comentarios:

Isadora dijo...

Qué linda historia, Pablo!
Me encantó el post de hoy!

De una te debes haber descostillado de risa en el laburo.

Peor mi vieja, que si comprar depto para nosotrs tres, los compra cerca de casa y en el mismo edificio jajajaj

Beso enorme

((...gi!...)) dijo...

Que distinta eran las cosas antes... hoy a esa edad podés ahorrarte el sueldo entero que te garpan en un ciber y no te comprás ni una heladera!!!

:)

Beso Pablo

Lor dijo...

Uf, el famoso 1 a 1...
Que cantidad de cosas me compre y que viajes hice por Dió!
Lindo post, que bueno hayas logrado lo que querias y tan joven!

Besos

Lor

.:Lolita:. dijo...

Que buena onda Pablo! Post optimista!
Yo tengo 26, ahorro hasta el último centavo, y sin embargo no puedo llegar a que me den un crédito para mi anhelado monoambiente =(
Pero más alla de eso, ufff que groso el uno a uno. Decí que era muy peque, sino lo hubiera aprovechado a full viajando!!
Besos Pablo!

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Qué bueno che...
Y que lo hayas conseguido solito.

Ya no vivís ahí?

Luz dijo...

Hola Pablo, es verdad que muchas cosas se acomodan solas. A partir de ahora incorporo los melones para decirlo.

Me gusta mucho tu Blog. Hace un par de entradas puse un cuento de Dolina que habla sobre los recuerdos y de no querer olvidar algunas cosas.

Saludos desde Núñez!

Floripondio. dijo...

MUY HERMOSA LA HISTORIA

Eli dijo...

Es así, cuestión de poner en marcha el camión nomás :)

Besos en cantidad Pablín!

Mauricio P. Milano dijo...

Menos mal!!

Ivi * dijo...

Que grosso Pablo!! Y pensar que yo a los 22 ni tengo experiencia laboral... Lamentable lo mio. Si ahorro 500 mangos para irme afuera es un logro!!

Mi unica oportunidad de tener un depto si sigo asi es... HEREDARLO

Tyler Durden dijo...

Dicho y hecho. Sos un genio, mis más sinceras felicitaciones!

Barbie, como él me llama dijo...

Hola pablito, ya toy por aki de nuevo... y ya me puse al dia con todos tus post.. difinitivo... es una novela para llevarla en el bolsillo para esos dias de depositos en la fila del banco... jejeje.. me encanta tu blog... besitos enmielados para ti....

Agustina R. dijo...

Jaja, lo importante fue que lograste tu cometido!

Vivir sólo es lo más y cada uno hace sus propis sacrificios para lograrlo. Yo la tuve más fácil que vos, sólo me casé! Jajaja

PinUp dijo...

Yo como siempre que me he ido de casa me he ido lejos... no podía saquearles la nevera :S

Muaksssssssssssssssssssss!!!

corinacantares dijo...

ohhh!! me encanto pablo! mi abuela tambien dice eso de "los melones se van acomodar solos, tene paciencia"...
creo q cuando ellas habla, habla la sabiduria...
q bueno q hayas podido irte a vivir solo como lo planificaste... al fin y al cabo, no todo quedo en ese bar.. :) grande pablo!!!
besos!!

La solitaria dijo...

Sigue asombrándome esa muestra de responsabilidad, en serio. Hermosa historia

Antes tenía otro blog y ahora soy payasa dijo...

Esa frase la escuche en mi casa muchas veces

nótese que hago comentario
directo para que no se note que soy nueva en este blog. Quiero guardar un perfil bajo).

El encanto de vivir solo, una experiencia que nadie debe desaprovechar.

Saludos a montones..

Lola dijo...

Evidentemente el "camino al departamento" estuvo tan plagado de satisfacciones como el propio departamento.
Al margen, después dicen que las mujeres somos ignorantes: Tu madre debería haber dictando un master en finanzas y tu abuela otro de sabiduría general.

Besos

Angie dijo...

yo la heladera de mama la tengo lejos, pero cuando voy. yo creo que no le dejo ni hielos.

La amante dijo...

Que garra para ponerte a trabajar!!! pero demuestra que le ponés muchas pilas a la vida.
Yo si fuera por mis padres seguiría viviendo en su casa y estudiando, no se dan cuenta la necesidad que tenemos a veces de hacernos nuestro propio camino.
Besos!!!!

Pluma de fuego dijo...

me gustó mucho tu manera de escribir, y que tengas la capacidad de llevar a tus lectores a tu mundo pasado

Liduvina dijo...

Qué bonita historia =)

Sigo leyendo

Saludos

http://mimedioalquiler.blogspot.com/

Julia Q. dijo...

Los noventa permitieron esas cosas! Qué bueno q lo hayas aprovechado! y qué grande la mama!

Zaturno dijo...

Que bien que se siente poder cumplir una meta, ojala tenga la misma suerte!!

Nina dijo...

Los melones se acomodarian solos... q buena frase... y si... suele suceder q se terminan acomodando solos...besos =)

Galán de Barrio dijo...

me alegro que hayas podido cumplir lo que te habías propuesto con tanta anticipación, se siente genial cuando eso pasa

y se caía de maduro que no le ibas a ganar a tu viejo...


saludos, colega

•Lola• dijo...

Y lentamente se va armando el rompecabezas de tu vida.

Los nombres de las chicas suenan tan falsos como descriptivos. Espero que cada una tenga su capítulo aparte.

Guitar Hero dijo...

pues recien descubri tu blog, super interesante, las historias son, como decirlo con propiedad, bueno digamoslo en genral, estuvo bueno el relato... cosas de la vida, yo no conozco eso del 1 a 1 y en mi pais tienes chance de tener casa propia o monoambiente como dicen hasta los 30 o 35...

BZL dijo...

yo tambien laburé en un video club. Los mejores dos años de mi vida...


me gusta esto.

Maya dijo...

Pero que grande tu vieja!!!!